Protección Radiológica: Concepto y Principios Generales.

  • 0

Protección Radiológica: Concepto y Principios Generales.

La protección radiológica se define como en conjunto de medidas establecidas  para la seguridad y la protección,  de los seres humanos y del medio ambiente frente a los posibles riesgos que se deriven de la exposición a las radiaciones ionizantes.

proteccion-radiologica-y-control-de-calidad


Pero, ¿Cómo surge esta disciplina?

Tras el descubrimiento de los rayos X por Wilhem Röentgen en 1895 y de la radiactividad natural, se observó los efectos nocivos en las primeras aplicaciones y uso de la radiación en el ser humano, así como los efectos que ocasionaban en el medio ambiente a nivel mundial (bombas atómicas, desastres nucleares…etc) por lo que surge la necesidad de protección a estas fuentes.

El peligro de las radiaciones ionizantes comienza cuando el hombre produce de forma artificial fuentes de exposición a las mismas. Hasta ese momento, no se había evidenciado una causa (radiación de fondo radiactivo natural).

En 1928 se crea el primer Congreso Mundial de Radiología “Comité Internacional de Protección para los Rayos X y el Radio” que derivó finalmente a la actual ICRP (Comisión Internacional de Protección Radiológica) con el objetivo de establecer una protección radiológica sobre los efectos biológicos de las radiaciones ionizantes. Este organismo emite recomendaciones que serán recibidas por los organismos competentes nacionales e internacionales.

La ICRP establece tres principios básicos de la protección radiológica:

  1. Justificación: Toda prueba o tratamiento que pueda incrementar la exposición a radiaciones ionizantes debe producir un mayor beneficio al individuo que el perjuicio debido a la exposición. El beneficio del uso de la radiación es mayor que el perjuicio (coste-beneficio).
  2. Optimización: La dosis de radiación debe mantenerse tan bajas como sea razonablemente posible. La dosis es razonable para el uso que se aplica.
  3. Limitación de dosis: Personalización de la dosis que se expone según las actividades que desempeñe, bien sea como profesionales (dosis ocupacionales) o como público general (dosis poblacionales). Cada persona posee una limitación de dosis, relacionada con su actividad.

Estos principios vienen reflejados en las siglas ALARA (“As Low As Reasonably Achievable” en inglés o “tan bajo como sea razonablemente posible” en español).

La Protección Radiológica frente a la irradiación o exposición externa se basa en tres factores:

  • Distancia: La intensidad de la radiación es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia al foco productor ( a mayor distancia, menor intensidad).
  • Tiempo: La dosis absorbida es directamente proporcional al tiempo de exposición (aumenta el tiempo, aumenta la dosis).
  • Blindaje: Recurso empleado entre la fuente y el individuo cuando no son suficientes los parámetros de distancia y de tiempo.

La capa o filtro hemirreductor (CHR) es un parámetro muy útil para construir blindajes frente a la radiación, reduciendo la tasa de exposición a la mitad.

En la construcción de blindaje el más utilizado para radiación es el plomo, pues produce una gran absorción de la radiación incidente (por efecto fotoeléctrico y efecto Compton), se adapta con facilidad al blindaje y goza de un costo muy económico.

penetracion (1)

En la práctica habitual, se utilizan variantes de este material:

  • Cristal o vidrio plomado.
  • Materiales cauchoplomados (prendas protectoras, barreras de protección primarias y en ocasiones secundarias). Generalmente el equivalente de plomo que poseen están entre 0,25 y 05 mm de espesor.

Las normas legales de protección radiológica:

  1. Un límite de dosis efectiva de 1 mSv/año para la población general y de 100 mSv de promedio en 5 años para las personas dedicadas a trabajos que implican una exposición radiactiva (industria nuclear, radiología médica), con un máximo de 50 mSv en un único año;
  2. Un límite de dosis equivalente (órgano) de 150 mSv para el cristalino (ojo) y 500 mSv para la piel y las manos.

Las radiaciones ionizantes se usan cada vez más en las profesiones sanitarias, pero a pesar de su gran utilidad, este uso conlleva riesgos para las personas, por lo que es preciso tomar medidas de prevención para reducir las dosis de las mismas a valores aceptables, de acuerdo con lo aconsejado por los organismos competentes.


Para más Información:

sas.mad.es

cadenaser.com

aetr.net

rinconeducativo.org

Estefania Miralles Ceballos 

 

22910 Total 23 Hoy
¡¡ Compartir es Comunicar Conocimiento !! ¿Compartes?
  • 492
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    492
    Shares

Leave a Reply

TRANSLATE

Busca lo que necesites

Compárte y da visibilidad

Pinterest

Uso de las cookies
Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando usted está consintiendo a la aceptación de las cookies antes mencionados y la aceptación de nuestra política de cookies
Translate »